• Entrar
  • / Registrarse
  • $ 0

    No hay items en el carrito.

Metodos de envío y seguridad en Babymarket.co Tienda de Bebes
Filtra tu Busqueda

Cómo extraer y almacenar la leche materna

 

Muchas mujeres que regresan a su vida laboral cuando finaliza su licencia de maternidad, desean que su bebé siga alimentándose con su leche materna, otras en cambio, desean tener descansos o que su pareja también pueda alimentar a su bebé.

Para todos estos casos los extractores de leche son de gran ayuda, ya que permiten que la madre extraiga su leche para alimentar al bebé cuando ella no esté o no pueda amantar en ese momento. 

Existen dos clases de extractores de leche, el manual que funciona bombeando con tu propia mano y el eléctrico que funcionan también con batería.  

 

Prepárate para extraer tu leche: 

  1. Lávate muy bien las manos.
  2. Prepara el recipiente donde vas a recolectar la leche y lávalo con agua enjabonada y caliente.
  3. Ayuda mucho ponerse toallas húmedas y tibias en los senos unos minutos antes de extraer.
  4. Justo antes de comenzar a extraer la leche masajea un poco los senos hacia fuera y hacia abajo para darle circulación.
  5. Extrae la leche sentada e inclinada hacia delante.
  6. Al finalizar asegúrate de lavar muy bien las piezas del extractor.

 

Extractor manual:

El extractor manual es más útil cuando tienes que extraerte leche de vez en cuando ya que lleva más tiempo que con el eléctrico. Puedes tardar aproximadamente 45 minutos en extraerte la leche con uno manual. Estos extractores trabajan a succión y tu manejas tu propio ritmo bombeando con tu mano.

 

Extractor eléctrico:

Los extractores eléctricos son más prácticos si tienes que extraerte leche con regularidad. Hay de varias clases, dependiendo si los necesitas para llevar al trabajo o viajar o inclusive existen para sacar leche de ambos senos al tiempo. Extraer tu leche no debe doler, es posible que sientas una especie de tirón, con los extractores eléctricos puedes adaptar la velocidad para tu comodidad, comienza con la mínima y puedes ir aumentándola según te vas acostumbrando.

 

Para almacenar la leche extraída:

La leche materna puede almacenarse en botellas o bolsas especialmente diseñadas para este fin. Otros recipientes de casa podrían afectar la composición de la leche. Te recomendamos que almacenes individualmente justo la cantidad que consume tu bebé y así no desperdicias cuando la descongelas.

Siempre escribe la fecha en que almacenas la leche para que puedas calcular el tiempo de almacenamiento. Nunca combines la leche fresca con la almacenada y no vuelvas a congelar leche que has descongelado. 

Para guardar la leche en la nevera ponla en la parte de atrás donde es más frío. Si utilizas bolsas para almacenar leche materna no las llenes totalmente, deja un espacio ya que se expanden al congelarlas.

 

Tiempo de almacenamiento:

Recuerda que estas son pautas aproximadas, siempre revisa la leche antes de darla a tu bebé. Puede pasarse, cortarse o dañarse.

  • Temperatura ambiente: 3 o 4 horas
  • En una lonchera térmica (con hielo): 24 horas
  • En la nevera: 3 a 5 días
  • En el congelador dentro de la nevera: 2 semanas
  • En congelador de puertas separadas: 3 a 6 meses
  • En un congelador comercial (que casi no se abre): 6 a 12 meses   

 

Cómo descongelar la leche almacenada:

Es muy importante antes que nada tener en cuenta NUNCA descongelar la leche materna en el microondas. Esto puede destruir vitaminas y enzimas importantes para el alimento de tu bebé.

Dependiendo de la prisa que tengas puedes descongelarla dejándola en la nevera hasta que descongele, o puedes poner el recipiente donde esta almacenada en un bol o taza de agua caliente por unos minutos

Si la leche se separa al enfriarse es porque la crema sube, solo debes mezclar la leche suavemente.

Puedes darle la leche fría a tu bebé si así le gusta pero no se la des hasta que se haya descongelado por completo. 

Si notas un leve olor a jabón en la leche después de descongelarla es por los cambios de la grasa. Pero si la leche tiene un olor o sabor amargo o agrio es mejor no dársela.

 

Recomendaciones:

Fíjate en la fecha que escribiste en el recipiente almacenado y utiliza la leche más antigua primero. Revisando siempre que cumple con el tiempo determinado de almacenamiento. Lo ideal es ver el menor tiempo del aproximado a guardar. Y siempre, a pesar de que haya estado congelado, revisa que esté bien la leche.

Al transportar la leche, mantenla fría hasta usarla, puedes tenerla en las loncheras o neveras térmicas portátiles con mucho hielo o bolsas congeladas.

Recuerda dejar un espacio en el recipiente que escojas para almacenar ya que la leche materna se expande al congelarla.

No congeles de nuevo leche que ha sido descongelada. Cuando la leche se descongela se puede dejar en la nevera por un tiempo no mayor a 24 horas.

No te preocupes si al principio no sale mucha leche, a medida que utilizas más el extractor, más leche producen tus senos.

Para mayor comodidad puedes utilizar protectores de pezones y sostén de extracción de leche.

Recuerda tomar muchos líquidos para mantenerte siempre hidratada. Fundamental para producir leche. En especial toma líquidos cuando amamantes o utilices el extractor.

Es muy importante mantener en todo momento una impecable limpieza, tanto de tus manos como de los utensilios que utilizas para la extracción. Los esterilizadores eléctricos son maravillosos para asegurarte que todo este muy limpio.

Por último, el fluido de leche es mayor cuando estas relajada, así que aprovecha los momentos en que te extraes la leche para tomar un descanso, leer una revista o escuchar música que te relaje.

Ir a Arriba