• Entrar
  • / Registrarse
  • $ 0

    No hay items en el carrito.

Metodos de envío y seguridad en Babymarket.co Tienda de Bebes
Filtra tu Busqueda

Cómo superar con éxito la lactancia materna

Un proceso tan natural como la lactancia materna se aprende en la práctica. Así es, las mamás debemos aprender a amamantar a nuestros bebés, la mala posición o mal manejo de la lactancia puede ocasionar dolor y molestias en los pezones. Por ello, la importancia de una adecuada lactancia materna.

Qué puede causar dolor y maltrato en los pezones:

Si tu bebé no tiene un buen agarre del seno: Al momento de amamantar a tu bebé asegúrate de que su barbilla y labio inferior toquen primero el pezón. Después introduce tu pezón en su boca, debe tener agarre de gran parte de la aréola también. Si sientes dolor, separa a tu bebé y vuélvelo a intentar. Al finalizar la alimentación tus pezones deben estar de la misma forma.

La posición de tu bebé también es fundamental: Antes de comenzar a amamantar, sostén a tu bebé de modo que su orejita, hombro y cadera queden en línea recta. Para esto lo mejor es apoyarlo en una almohada. Varía siempre la posición del bebé al amamantar, en posiciones que les queden cómodas a los dos.

Cuando los pechos se dejan llenar demasiado de leche: Si esperaste demasiado tiempo entre toma y toma y tus senos están muy llenos de leche, es recomendable extraer un poco de leche con un extractor de leche bien sea manual o eléctrico para que tu bebé pueda tener un mejor agarre de tus pezones, ya que cuando tus senos están llenos de leche, es más difícil el agarre.

La lactancia materna no debe doler, si sientes mucha molestia o dolor no dudes en buscar ayuda, Existen centros de ayuda de lactancia a los que puedes acudir, pide a tu doctor que te recomiende lo más adecuado para ti.

Cómo cuidar los pezones:

Además del uso adecuado al momento de amamantar, es importante proteger tus pezones. Ten cuidado cuando debas sacar a tu bebé de tu pecho. La manera más aconsejada de detener la succión de tu bebé es introduciendo suavemente tu dedo en la esquina de su boquita, entre las encías, deteniendo así la succión, una vez esto ocurra puedes desprenderlo.

Amamanta con frecuencia a tu bebé con tomas más cortas, en lugar de tomas largas espaciadas por mucho tiempo. Con el tiempo aprenderás a identificar sus síntomas de hambre. Pero si lo notas inquieto, que se chupa la boca o las manos o hace ruidos como de succión puedes alimentarlo. Mientras más amamantas, más leche tienes.

Mantén limpios tus pezones únicamente con agua tibia. Déjalos secar al aire libre o al sol. Es aconsejable pedir a tu doctor que te recomiende una crema especial para protegerlos, lo ideal es que te recomiende una crema no toxica para que no tengas que quitartela antes de amamantar. 

Es muy importante rotar al bebé de pezones al amamantar. Que no se acostumbre a tomar de un solo pezón, que primero se vacíe un pecho y luego lo pasas al otro, es bueno para ti y para tu bebé.

Comienza a alimentar a tu bebé con el pecho que menos te duele. Cuándo un bebé comienza a comer, succiona más fuerte y luego va disminuyendo a medida que va quedando llenito. Pero es bueno que no lo dejes de amamantar ya que esto también ayuda.

Un masaje en los senos antes de alimentar a tu bebé también te puede aliviar el dolor.

También ayuda mucho sacarse leche con un extractor eléctrico, si tienes demasiada leche también puedes sacarla y guardarla en la nevera o el congelador.

En casa puedes estar tranquila y atender todas las necesidades de la lactancia materna, pero cuando sales de casa lo mejor es usar protectores para lactancia que además de proteger tus pezones, pueden ayudarte a prevenir que se te manche la ropa. Y para que amamantes con tranquilidad en público a tu hermosos bebé, nada mejor que una capa para lactar, esta te cubre mientras sigues con tu vida normal.

Mantente hidratada tomando mucho líquido y, descansa todo lo que puedas. 

Cómo aliviar dolor de los pezones:

Bañarse con agua caliente o colocarte pañitos de agua caliente en los senos calma el dolor. También ayuda hacerte masajes en los senos antes de amamantar a tu bebé.

Utilizar un extractor de leche manual o eléctrico puede ser la solución si te duele mucho la succión del bebé.

Algo muy efectivo es tu misma leche materna untada en los pezones y, dejándolos secar al aire libre o al sol.

Si tienes los pezones agrietados, límpialos con agua únicamente y mantenlos secos.

La ventilación es importante, puedes proteger tus pezones para mantenerlos aireados. Existen protectores de pezón, conchas para seno y hasta conchas recolectoras de leche

Pregúntale a tu médico, que te recomiende una crema que puedas aplicar en los pezones adoloridos, recuerda, preferiblemente una que no sea tóxica para que puedas usarla mientras amamantas.    

Las mujeres que tienen pezones invertidos o planos pueden sufrir de dolor, es recomendable consultar con el doctor para saber cómo aliviarlos y tener una mejor experiencia de lactancia. En el mercado existen formadores de pezones que pueden servir mucho.

Es posible que nunca tengas que pasar por estas molestias. Pero para prevenir o inclusive aliviar si ya tienes dolor y hasta pezones lastimados, recuerda siempre mantener tus pezones aireados y lubricados. Además de esto, una buena postura, fijarte en la prendida de tu bebé al amamantar y acudir a tu misma leche materna, te darán un pronto alivio para que puedas disfrutar de esta hermosa etapa entre mamá y bebé. 

No dudes en pedir ayuda o asesoría a tu doctor o un centro de lactancia. Recuerda que si estas con mucho dolor o te preocupa tu condición, acude a tu doctor para que te revise. Puede ser una condición mayor.

En BabyMarket brindamos información para darte una guía en esta hermosa pero caótica vida de padres, pero recuerda que siempre lo más recomendable es seguir el consejo médico.

Ir a Arriba