PorMargarita Touitou 0 comentarios


Pataletas, rabietas, berrinches, muchas palabras para una misma reacción. Cuando los niños se salen de sus casillas y con explosiones crean un caos. Desde patadas, gritos, llanto incontrolable, reacciones extremas como resistir la respiración que causan desconsuelo y desesperación a todos.

Regularmente las pataletas ocurren en niños entre 1 y 3 años, pero hay casos en que dura hasta mucho más. Algunas son regulares, otras de vez en cuando ya que no todos los niños son iguales ni tampoco los padres. Las rabietas son un estado en donde los niños estallan por alguna frustración, por tanto no pueden controlarla. Así que recuerda que esta situación es tan difícil para tu niño o niña como para ti.
En el siguiente artículo puedes encontrar más detalles de una pataleta y cómo actuar. Pero también creímos importante destacar los siguientes cinco consejos esenciales para ayudarte a manejarlas mejor.

Pasos de cómo manejar las pataletas:



1. Escúchalo, teniendo en cuenta que las rabietas o pataletas son originadas de una frustración es bueno averiguar los motivos que tiene para estallar. Tal vez este demasiado furioso para poder expresarlas, pero si puedes, escuchando lo que tiene que decirte ayuda mucho.
2. Comprenderlo, ponerse a su nivel para hablarle, es decir, que puedas mirarlo de frente bien sea que te agaches o lo sientes en tus piernas, y decirle que lo entiendes, da una sensación de buena comunicación.
3. Calmado y con palabras sencillas explicarle cuál es la mejor forma de reaccionar para todos puede ayudarlo a tranquilizarse un poco.
4. Proponle otras alternativas para solucionar la causa de su enojo. Sin imposiciones puedes darle otras alternativas para tranquilizar su frustración.
5. Una vez se calme, es bueno hablar del tema y reafirmar las formas cómo pueden tratar de nuevo una situación similar. Cómo pueden con comunicación mejorar su frustración.

NOTA: Nuestros artículos son escritos por conocedores del tema pero no por expertos. A cualquier duda siempre es bueno consultar con un especialista.