PorMargarita Touitou 0 comentarios

Escrito por Mustela
En época de vacaciones muchas familias viajan en avión y les abruma en especial si es la primera vez, volar con su bebé. Viajar en avión con un niño pequeño es más fácil de lo que piensas – especialmente si eres bien organizada(o). Mira los siguientes consejos para hacer del viaje un placer.

¿Hay un límite de edad?


Los bebés pueden volar a una edad mucho más temprana de lo que imaginas. Si tu bebé está sano y no es prematuro, la mayoría de las compañías aéreas les permiten volar desde una semana de nacido, para vuelos cortos, y tres semanas para vuelos de larga distancia.
Sin embargo, si se puede retrasar el viaje, lo mejor es esperar hasta que el bebé haya tenido sus primeras vacunas porque los virus se propagan más fácilmente en espacios reducidos. Tu bebé es demasiado pequeño para ser vacunado contra ciertas enfermedades (malaria, fiebre amarilla, etc.) así que es mejor evitar viajar a los países afectados por ellos. Si tu bebé nació prematuramente o tiene problemas de salud, siempre consulta a su médico antes de volar.

Prepárate para tu viaje


Tu bebé y tu están sujetos a las mismas reglas. Por ello previene sorpresas desagradables en el aeropuerto enterándote de todo lo que necesitas llevar. Él o ella necesita su propio pasaporte y visa (dependiendo del destino) si van a viajar fuera del país y, si viaja con uno solo de sus padres también el permiso de salida del país del padre que no los acompaña junto con su registro de nacimiento.
Informa a la aerolínea, al reservar o comprar los pasajes, que estarás viajando con un bebé. Posiblemente te darán un asiento más amplio, una cuna o incluso una cama para tu bebé, dependiendo de la aerolínea. La mayoría de las compañías aéreas también aceptan moisés o sillas de carro. Si quieres un asiento separado para tu bebé, tendrás que pagar por él. De lo contrario, todos los bebés menores de dos años viajan en el regazo de su madre o padre. Es más barato de esa manera, pero no es muy cómodo.
A veces aceptan a bordo coches plegables, mientras que los grandes se colocan en la bodega, así que asegúrate de averiguar con anterioridad. Es una buena idea llevar uno de ellos, ya que resultará muy útil después de que te hayas registrado.

Los mejores consejos para un viaje tranquilo


Aprovecha al máximo el equipaje de cabina permitido para tu bebé y ten un suministro adicional de pañales, toallitas y un cambio de ropa (para ti y tu bebé) por si te derrama una bebida o vomita sobre ti, así no tendrás que pasar las próximas horas deseando haber guardado una de repuesto.
A los bebés se les permite subir líquidos a bordo. Pueden tomar leche en polvo en la cabina, además de agua embotellada y pequeños envases para alimentar al bebé. El personal de seguridad está autorizado a pedírselos y probarlos antes de permitirlos a bordo. Por razones de conveniencia, empaca la comida y la bebida del bebé en envases que se pueden sellar y abrir facilmente. Cuando se trata de otros líquidos (agua para la limpieza, crema limpiadora o un suero fisiológico) sólo se puede tomar 100 ml de cada uno.
Los oídos de tu bebé pueden molestar en el despegue o el aterrizaje, que es cuando cambia la presión del aire. La única manera de "destapar" los oídos es conseguir que tu bebé succione un tetero, botella o el pecho. Si él o ella tienen la nariz tapada, límpialo(a) antes del despegue y justo cuando el avión comienza su descenso.
Los aviones disponen de aire acondicionado y puede generar un poco de frío, así que recuerda cubrir a tu bebé, empacando una manta y un gorro junto con su demás ropa de viaje. Es muy fácil resfriarse.

Mantener a tu bebé entretenido


Aunque los recién nacidos probablemente estarán encantados de dormir en tus brazos durante la mayor parte del viaje, los niños de más edad tienen menos probabilidades de permanecer sentados durante todo el vuelo. No existe una solución fácil, pero aquí hay algunos consejos para ayudarte.
Para vuelos de larga distancia, el mejor consejo que podemos dar es que viajen de noche: tanto tú como tu bebé están más propensos a dormir durante el vuelo de esa manera. Recuerda tomar a bordo algunos de sus juguetes favoritos, sólo asegúrate de que estos no hagan ningún ruido fuerte para evitar molestar a los otros pasajeros. Lo mejor es tomar libros, mantas cómodas, carros pequeños, equipos de dibujo y otras cosas que él o ella puedan jugar sin hacer ruido, por supuesto, teniendo en cuenta su edad.
Distrae a tu bebé señalándole las cosas que lo rodean, como la gente caminando por los pasillos, las azafatas, etc. o incluso el cielo y las nubes, ¡es una gran manera de descubrir un nuevo mundo! En el sistema de entretenimiento a bordo suelen tener dibujos animados - una buena forma de distraer a tu bebé por unos minutos. Si tu bebé está irritable o aburrido, camina con él o ella a lo largo de los pasillos, si el personal de la aerolínea está de acuerdo por supuesto. El cambio de escenario les hará bien y lo puede tranquilizar estar de pie en tus brazos.